Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

Los resultados de la Séptima Encuesta Nacional de Televisión ya adelantaban que los niños y adolescentes viven en ambientes altamente tecnologizados, incluso en los hogares con menos ingresos, donde un porcentaje importante es dueño de aparatos tecnológicos. 

Actualmente, la forma de ver televisión ha evolucionado y no se circunscribe exclusivamente al uso del televisor tradicional, ampliándose a computadores y celulares. Las pantallas alternativas permiten acceder a contenidos televisivos, tanto on-line (streaming), como los alojados en sitios web, portales de los canales de televisión o Youtube– el cual aparece como el medio más usado para ver programas de televisión, con un 34%.

Con esto se genera un ecosistema tecnológico que no se acota solamente al visionado de contenido, sino que gracias a las redes sociales, permite la difusión masiva de opiniones e información acerca de los programas televisivos, donde los comentarios trascienden el espacio de lo local. Dentro de estas redes, Facebook es la más utilizada por los adolescentes (35%) para informarse y opinar acerca de la programación televisiva. 

Tecnologías a disposición de niños de 9 a 16 años

Este escenario conlleva nuevos desafíos para el control que hacen los padres en cuanto a los contenidos que ven sus hijos, más aun cuando ellos mismos afirman consumir y preferir programas juveniles, también declaran un alto consumo de programas emitidos después de las 22:00 horas, entre los que se encuentra la tele-realidad, las telenovelasnocturnas, y los programas de humor. Siendo un 43% de niños y adolescentes los que declaran burlar el control parental.

Dentro de las estrategias que utilizan para burlar estecontrol parental se encuentran:

1. Veo los programas en el televisor de mi pieza 28%
2. Los veo desde algún portal de Internet (Youtube, portales canales) 23%
3. Desde mi celular 9%

Las nuevas tecnologías presentan un desafío importante para los padres, puesto que si bien se denota mayor obediencia a las normas parentales de parte de los niños menores de 13 años, la tendencia del uso multi-pantalla unido a la importancia de las redes sociales, con respecto al consumo televisivo (que ya se advierte a partir de los 9 años) dificultará la eficacia de estas normas.