Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

Para muchos niños y niñas comienza un nuevo año escolar y la psicóloga infanto-juvenil Varinia Signorelli nos entregó interesantes sugerencias para acompañarlos en el proceso y mantenerlos motivados durante todo el año.

Niñas y niños descansan, viajan y disfrutan al menos 2 meses completos en el periodo estival, por lo que su sistema interno cambia drásticamente. Sin embargo, el regreso a clases también puede ser una oportunidad en que padres, madres e hijos/as se acerquen, dialoguen, reconfiguren objetivos, se acompañen en el proceso – entendiendo que también los padres deben ajustarse a una nueva rutina – y generen estrategias para tratar de mantener la energía y motivación en los niños, durante todo el año.

La especialista sugiere:

Reunirse en familia y conversar sobre los aspectos positivos de las vacaciones, de la misma manera abrimos el tema del año escolar que viene. Es buena idea establecer metas y hacer sentir a los niños que son capaces de cumplirlas.

– Enfatizar todo lo bueno que implica volver al colegio: encontrarse con los amigos, conocer a nuevos compañeros de curso, participar en deportes, talleres de arte y otras actividades extra programáticas, etc. Es importante darle un sentido al estudio, que ellos entiendan la importancia de asistir al colegio y estudiar.

– Retomar horarios de sueño – despertar más temprano y ordenar horarios de alimentación unos días antes de entrar al colegio, con el fin de hacer más tranquila la dinámica de los primeros días de clases.

Organizar juntos las colaciones y almuerzos de acuerdo a un menú saludable. La ingesta de alimentos ricos en vitaminas durante los intermedios de clases aportan la energía necesaria para que los niños y niñas se mantengan atentos y receptivos.

Acompañar. Aunque parezca evidente, las muestras de apoyo que los padres entregan a sus hijos e hijas son trascendentales en las primeras etapas de vida; genera personas con seguridad, felices con su yo interno y con las actividades que realizan, y los motiva por el futuro. En el caso de los padres y madres que trabajan, un mensaje de texto, una llamada o una carta dentro de la colación, puede ser la clave.

Transmitir tu propia experiencia de manera positiva: cuéntale de tu época escolar e intenta generar cercanía con tu hijo para que te cuente las dificultades que vaya teniendo y las inquietudes que puedan surgir.

 

Varinia Signorelli Creus
Psicóloga Infanto-Juvenil
Magíster en Psicología Clínica